Maskné, la pesadilla detrás del cubrebocas

ACNÉ loción micelar DHeube

Nariz, mejillas y barbilla son las áreas más afectadas por el terrible maskné.

Ante la necesidad de incorporarnos a la nueva normalidad, estamos adoptando las medidas precautorias para salir y convivir con otros. El uso de cubrebocas es esencial para cuidarnos de un posible contagio, pero en tiempos de COVID, éste aliado se ha convertido en el peor enemigo de nuestro rostro. 

Hoy en día, una de las mayores molestias por el uso del cubrebocas es la aparición de acné en  esa zona. Nariz, mejillas y barbilla son las áreas más afectadas por el terrible maskné, pues el roce, el calor y la humedad que genera la mascarilla en nuestra piel es el ambiente idóneo para que surjan estos molestos brotes.  

Es un hecho que continuaremos usando el cubrebocas, pero puedes aplicar las siguientes medidas para evitar o disminuir la aparición del maskné. 

Mantén una buena limpieza facial 

Esta es la clave de reducir la aparición de acné, aún sin el uso de cubrebocas. Mantén una buena rutina de limpieza facial, lava tu cara de día y de noche con jabones y lociones micelares no abrasivas que sean gentiles con tu piel. 

Busca aquellas que reduzcan la sensación grasosa, que aporten luminosidad y una mejor textura a tu piel. 

Busca el cubrebocas adecuado 

Dos de los factores en la aparición del acné es la fricción y la humedad que se genera. Prueba con cubrebocas que tengan un flujo seguro del aire y que ajusten sin incrustarse en la piel. 

Si debes pasar toda tu jornada laboral con el cubrebocas, procura darte  momentos para quitarte la mascarilla, dejar que tu piel respire y cambia por otro limpio.

Si tu cubrebocas es reutilizable, lávalo diariamente. 

Menos maquillaje

La mascarilla cubre ya gran parte de nuestro rostro, por lo tanto procura no aplicar bases o maquillajes muy pesados en esa zona. Si te es posible, tómate un tiempo libre del cubrebocas y limpia el área con agua micelar para eliminar cualquier bacteria que pueda causar brotes. 

No toques tu rostro

Esta es una máxima cuando aparece un brote, sin importar la incomodidad o placer que cause apretar un barrito, no toques tu rostro si no quieres que surjan nuevos o que terminen en marcas. 

Sin duda es una de las nuevas complejidades que se suman a este “nuevo normal” pero si mantienes una buena rutina de skincare podrás sobrellevarlo con éxito.

CS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

¡En qué te podemos ayudar!

×